Fundación Universitaria Los Libertadores

Artículos

La música disco: el género más apetecido y abominado de los 80’s

Durante la década de los 60’s y 70’s, los discos de vinilo fueron un éxito. Foto: Pixabay

41 años se cumplen del final de un género que es recordado como un ritmo revolucionario, himno de libertad e inspiración de múltiples piezas cinematográficas.

Redacción: Dayana Parra, Luisa Arteaga.

Investigación: Luisa Arteaga, Dayana Parra, Juliana Sánchez, Pablo Castro, Julietha Villamizar. Semillero Periodismo y Medios. Programa radial Rebobinando.

En el programa de Rebobinando, se habló de la música disco, un género derivado del Rhythm and Blues, además de recibir influencia de otros géneros como el Soul y el Funk. Este estilo musical abrió paso a íconos de la cultura popular, tales como; actores, películas cinematográficas y grandes éxitos musicales.

Aunque este inició en los 60’s, su mayor auge se dio en la década de los 70’s y frecuentemente se escuchaba en discotecas en donde se observaban grupos de personas realizar sus mejores pasos de baile. A causa de larga duración de la Guerra de Vietnam, la música fue una herramienta fundamental para la expresión de pensamientos; este género fue un respiro de las redadas policiales en manifestaciones de grupos LGTB y la política de los Estados Unidos, convirtiéndose en refugio para homosexuales, lesbianas, trans, travestis y muchos más marginados, como los afroamericanos, que veían este estilo musical como un modo de liberación. 

De este género musical se destacan grandes éxitos como “I Will Survive” de la célebre estadounidense Gloria Gaynor, ya que esta pieza se convirtió en el himno de los homosexuales,  ganó el primer y único Grammy entregado a la categoría “mejor tema de música disco”. Fue la primer voz femenina en interpretar una canción que tratará sobre cómo sobrevivir a una separación, versionada por íconos de los tiempos como: Diana Ross, Celia Cruz, Aretha Franklin, Cake, Andrés Calamaro, entre otros artistas; y con esta frase resume lo que fue este gran éxito para ella, “Realmente celebra la tenacidad del espíritu humano”Gloria Gaynor. 

Por otro lado, está el gran sencillo de la banda Chic con su tema Le Freak, canción creada tras la ira del grupo al no poder entrar en Studio 54 para componer una pieza seminal del pop; este sencillo tuvo seis millones de unidades vendidas, y el tercer tema más exitoso de licencias de uso de los derechos de autor, según la Web WhoSampled, ya que existen hasta 103 composiciones inspiradas en “Le Freak”. Algunas interpretadas por grandes artistas como Kylie Minogue (Shocked), ABC, Art of Noise, Enigma, Dee-Lite, entre otros grandes artistas. 

Este género impulsó diversos éxitos del cine como la película Saturday Night Fever (1977), dirigida por el estadounidense británico John Badham y protagonizada por el actor John Travolta y la actriz  Karen Lynn Gorney, tematizada a la música disco, lo cual logró que llegara  a todo tipo de público mediante las salas de cine. Bandas como “Bee Gees” patrocinaron e interpretaron grandes éxitos en esta cinta musical que disfrutó de la gran popularidad a finales de los años setenta, entre sus  éxitos, se encuentran temas como Stayin’ Alive, Night Fever, More than a Woman, las cuales otorgan vida a las escenas en esta pieza cinematográfica.

El legado que dejó este género es bastante, por un lado la revolución de la comunidad LGTB, el racismo, e incluso temas políticos y económicos; además, se desataron múltiples géneros, que hoy en día son frecuentes en la radio, en películas, eventos exclusivos de los siguientes géneros: La electrónica, el EDM y la música house.

No obstante, el devenir de la música disco estaba relacionada con la acogida de jóvenes negros y homosexuales, siendo bien recibido en el comercio y tan exitoso que al ser omnipresente, estaba impidiendo el progreso de otros géneros. Es así como Steve Dahl, un presentador de radio de una emisora de Chicago, fue despedido de su trabajo cuando ésta tomó la decisión de dejar de programar rock, para dedicarse a la música disco. Considerando lo anterior, los puristas del rock y quienes se vieron afectados y estaban en desacuerdo con el género disco, crearon un lema denominado Disco Sucks, en donde se llevaron a cabo campañas radiofónicas en contra de este estilo bailable y lograron convocaron a sus seguidores a un evento macabro en el estadio de béisbol de Comiskey Park. 

El evento se llevó a cabo el 12 de julio de 1979, día del Disco Demolition Night, la música se había transformado en un motivo de enfrentamiento,  en vista de la cantidad de vinilos del género quemados. Dahl logró avivar una llama de conflicto, crear rivalidades, el rock vs disco. El estadio acabó en un caos definitivo, donde podía observarse policías antidisturbios, gente invadiendo el campo y asientos arrancados de las gradas. Dentro del estadio, habían pancartas en el que decía “la música disco apesta”, aunque el lamentable suceso tuvo una duración de menos de media hora, fue tan solo el comienzo de una reacción anti-disco que se extendió por todo el país. Este ambiente dejó un claro mensaje a los estadounidenses: no se permitiría un estilo musical con una influencia gay abierta. Para ese entonces, en 1980 la música popular había regresado y los colectivos homosexuales no fueron visibles por un largo tiempo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facultad de Ciencias de la Comunicación | Fundación Universitaria Los Libertadores | Vigilada Mineducación | Copyright © 2021 | Todos los derechos reservados

Connect