Fundación Universitaria Los Libertadores

Artículos

Paro Nacional, la reforma tributaria es un acto infortunado y miserable para el país

Colombianos en pie de lucha, una expresión de la ciudadanía. Fotografía Colprensa.

Hace unos días se iniciaron las movilizaciones en contra de la reforma tributaria en el país. Las ciudades tuvieron una prueba en duelo por la tercera ola de contagios por el Covid-19, pero estas circunstancias no impidieron que las manifestaciones se llevaran a cabo en todo el territorio nacional.

Redacción: Mayra Alejandra Silva Casas 

En la ciudad de Cali se iniciaron las protestas desde la madrugada del 28 de abril y a causa los manifestantes derribaron la estatua de Sebastián de Belalcázar. Debido a las fuertes concentraciones, el alcalde de esta ciudad decretó el toque de queda a la 1 p.m. y no solo en esa ciudad,  en Medellín comenzó a las 6 p.m., lo que inició ese día como una marcha pacífica, terminó en enfrentamientos de los manifestantes en contra del ESMAD, pues empezaron una guerra con gases lacrimógenos, que el pueblo colombiano no logró evitar.

Por otra parte y gracias a todas las personas que hacen públicos los hechos del Paro nacional, esto llegó hasta el famoso cantante Residente enviando un mensaje emotivo que le dio fuerza a los colombianos para seguir en pie de lucha, “si un pueblo sale a manifestarse en medio de una pandemia, es porque su gobierno es más peligroso que un virus”.

Este importante día, que alzó la voz de los colombianos dejó imágenes muy emotivas que se hicieron virales en redes sociales y que muestran la creatividad y el descontento de los participantes a la marcha ante una reforma absurda, de un gobierno que no conoce a su país. A las manifestaciones asistieron algunas personalidades, entre ellos Alejandro Riaño, la cantante Adriana Lucía, el actor Julián Román, Mario Muñoz, Lina Tejeiro y demás, para reafirmar su descontento con la reforma y así mismo apoyar a los ciudadanos en la lucha.

El paro no se terminó ese día, las manifestaciones del jueves 29 de abril siguieron y con más fuerza, pues no solo se batalla en contra de la reforma tributaria, también por los líderes sociales que fueron asesinados, por la posible reforma en la salud y otros temas a tratar. El Comité Nacional del paro, invitó a las personas a seguir con una protesta pacífica, ya que el día anterior se podría calificar como una gran expresión de la ciudadanía. Previo al anuncio del Comité, el expresidente Uribe pidió militarizar las calles, para evitar los “actos vandálicos”. 

Resistencia, un pueblo que se cansó de un gobierno que no conoce a su país. Fotografía Colprensa.

Leidy Natalia es la joven que perdió un ojo al ser víctima de un disparo por parte de un agente del Esmad en medio de las protestas, narra los hechos a través de sus redes sociales y la información comenzó a difundirse, después de confirmar que había perdido su ojo, envió un mensaje a todas las personas que estuvieron pendientes de su situación “un abrazo grande a todos, perdí mi ojo pero les juro que siento que tengo diez mil allá afuera, sigan en pie de lucha que esto no acaba”, para los ciudadanos estos mensajes dan fuerza en seguir manifestándose ante las injusticias del país. 

En Cali la lucha es tan grande, que ellos no se rinden ante la tiranía del gobierno, tras la llegada de más de 800 integrantes de la fuerza pública para reforzar la ciudad. Aunque en la capital del Valle marchan de forma pacífica, los uniformados en las calles atacan a los ciudadanos causando grandes enfrentamientos. Pese a esto, el alcalde de la ciudad pidió al presidente Iván Duque en un video retirar la reforma, “no nos provoque más muertos por favor, retírela en el nombre del pueblo de Cali”.

Por otro lado, Uribe en su Twitter hizo un trino que daba pie para atentar contra la vida de los colombianos, “Apoyemos el derecho de soldados y policías de utilizar sus armas para defender su integridad y para defender a las personas y bienes de la acción criminal del terrorismo vandálico” esto conmocionó al país y las personas en sus redes sociales le solicitaban a Twitter que bloqueara la cuenta del expresidente. La red social pidió al expresidente eliminar el tuit pues este tipo de publicaciones daban idea para cometer actos de violencia. 

El 1° de mayo en diferentes ciudades del país, miles de personas salieron a las calles para seguir en su lucha en contra de la reforma tributaria y para unirse a las movilizaciones por el día del trabajo. Ese día Cali marchó en paz, pero en Bogotá frente al canal RCN se presentaron disturbios, pues los ciudadanos estaban inconformes con las noticias falsas que sacaban al aire, una de ellas en la que se veía un video de los manifestantes del Valle, mencionaron que estaban festejando porque se había retirado la reforma, lo que era una noticia falsa.

El domingo, el presidente Iván Duque pidió retirar la reforma luego de varios días de protestas y tramitar un nuevo proyecto, argumentó que la reforma no es “un capricho, es una necesidad”, para recolectar los recursos necesarios para asumir los gastos del país. En el transcurso del día se dio a conocer la renuncia del exministro de hacienda Alberto Carrasquilla y así mismo, se anunció al nuevo ministro José Manuel Restrepo. A pesar de retirar la reforma y la renuncia de Carrasquilla, el paro sigue, continúan las movilizaciones en todo el país. 

Grito de una revolución que cada día toma más fuerza. Fotografía Colprensa.

Las manifestaciones dejan en alto la resistencia que tienen los colombianos en contra de las decisiones del gobierno, la indignación de todo un país que lucha a pesar de la pandemia, porque la pobreza también asesina, pero sobre todo por los ciudadanos que murieron por parte de la fuerza pública en los días que hasta hoy se registran del Paro nacional, entre ellos Marcelo Agredo, Jovita Osorio, Brayan Niño, Nicolás Guerrero, Miguel Ángel Pinto, Santiago Murillo, Andrés Rodríguez y Diego Perdomo, son algunas de las víctimas que se han reconocido a lo largo de estos días. Los colombianos siguen en pie de lucha y registrando a través de sus redes sociales los abusos por parte de las autoridades que están atentando contra sus vidas.

Connect