Fundación Universitaria Los Libertadores

Artículos

La privación voluntaria de la vida,una problemática social que puede prevenirse

El suicidio, una problemática social siempre vigente. Fotografía: Pexels.

El suicidio, un tema que hoy en día genera controversia, a pesar de su carácter individual, es considerado como un grave problema de salud. 

Redacción: Valeria Jarava

Se define el suicidio como el acto por el cual un individuo, de manera deliberada, decide provocar la muerte. Partiendo de este punto, vale la pena analizar qué factores influyen para que un ser humano intente quitarse la vida. Cuando se habla de suicidio es común que las personas generen pensamientos contradictorios sobre si este tema es un acto de cobardía o valentía. Sin embargo, lo más importante en este caso es llegar a unas concretas reflexiones que permitan comprender las diferentes reacciones y circunstancias que conllevan a tomar este tipo de decisiones en las personas sin tener en cuenta las consecuencias que repercuten en su entorno y el sufrimiento que pueden provocar a sus allegados.

La conducta suicida está determinada por distintas causas como: pobreza, desempleo, pérdida de seres queridos, discusiones, ruptura de relaciones y problemas jurídicos o laborales; también existen otros factores que tienen una gran influencia, entre los cuales figuran: antecedentes familiares de suicidio, abuso en el consumo de alcohol y estupefacientes, maltratos en la infancia, aislamiento social y determinados trastornos mentales como la depresión y la esquizofrenia. 

La Organización Mundial de la Salud menciona que cerca de 800.000 personas mueren por suicidio cada año, más que quienes mueren por malaria, cáncer de seno, por la guerra o los homicidios, y lo calificó como un “problema grave de salud pública mundial”, mientras que la ONU expone que solo 38 países tienen estrategias de prevención del suicidio. 

No obstante, esta problemática puede tratarse y por lo tanto, prevenirse. Entre los factores de protección contra el suicidio cabe mencionar la presencia de una alta autoestima y unas relaciones sociales enriquecedoras, sobre todo con los familiares y amigos, pues el apoyo social es un aspecto fundamental en el individuo para no sentirse aislado o excluido de la sociedad. 

La oportuna identificación de los pensamientos suicidas y un tratamiento adecuado a las personas con trastornos mentales son una importante estrategia preventiva. Educar, por parte de los padres e implementar una correcta orientación y formación desde la infancia, contribuirá para el buen desarrollo psicológico, afectivo, emocional y social del individuo; y además le brindará las capacidades necesarias para saber enfrentarse al mundo sin decidir quitarse la vida como único método para escapar de todas sus dificultades, pero, sigue siendo un misterio el por qué los seres humanos, orientados hacia la preservación de la vida, terminan entregándose a comportamientos autodestructivos tomando la difícil decisión del suicidio. 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facultad de Ciencias de la Comunicación | Fundación Universitaria Los Libertadores | Vigilada Mineducación | Copyright © 2021 | Todos los derechos reservados

Connect