Fundación Universitaria Los Libertadores

Artículos

Victoria, convicción y perseverancia, eso es, Ana María Rendón

Tiro con arco, un deporte que consiste en acertar lo más cerca del centro de la diana para obtener el máximo número de puntos. Fotografía Pixabay.

Hace veintiséis años, una antioqueña con enormes sueños, admiradora de la película de Robin Hood, pero apática del sonido de las armas, da inicio al deporte de tiro con arco.

Redactado por: María Natalia Guarín Vargas. Estudiante de cuarto semestre, Taller de Crónica y Reportaje.

Con el apoyo de sus padres, Zenaida Martínez, Gustavo Rendón, y en general de su familia, decide aventurarse en este deporte. El estudio y su pasión se cruzaron en el medio, las ganas de querer lograrlo la ayudaron a que esto se hiciera más fácil, y consiguiera equilibrar el tiempo adecuado para cada cosa. Con el paso de los años, comenzó a escalar cada vez más en el mundo de la arquería, hasta ser reconocida, como una de las mejores en Antioquia, y por supuesto en toda Colombia.

Una de las situaciones más complicadas en su vida fue la muerte de su hermano. Mientras  la deportista se dirigía rumbo a un mundial, ocurrió la tragedia, le informaron quince días después de la noticia, pero asegura que durante ese tiempo sentía que algo estaba sucediendo, y no paraba de llorar. Un dolor muy fuerte se hacía protagonista del momento, estaba perdiendo a su mejor amigo, su hermano del alma, su confidente; no es nada sencillo decir adiós a una parte tan indispensable de su vida, tener que aceptar el destino que estaba escrito para su familia.

Aunque la nostalgia estaba presente, ella evoca esta ocasión con cariño, lo recibió como un impulso para avanzar con más esmero en el deporte, pues su hermano era un deportista en la especialidad de bolos, y ella lo veía como su inspiración para no rendirse, cree fielmente en que los problemas deben tomarse como oportunidades para avanzar, y alcanzar las metas que se trazan a lo largo de la vida, toda esta etapa se volvió una razón para convertirse en alguien más fuerte, superar el dolor que le dejó la partida, para evolucionar tanto personal como profesionalmente.

Ser medallista olímpica es una de sus motivaciones más anheladas, espera tener el placer de que esa aspiración se haga realidad; para ella la satisfacción y la alegría están presentes cada vez que escucha su nombre junto al himno del país, le representa “el deber cumplido” y en recompensa una medalla, un público que aplaude, y  todo un país que admira y agradece la labor que realiza; se convierte en un ejemplo y una inspiración para quienes van siguiendo sus pasos, demuestra confianza y seguridad con sus resultados.

En algunas ocasiones siente miedo, y con justa razón, tener la presión de un país encima no es nada sencillo, ser capaz de provocar tantas emociones en los colombianos que la admiran por sus resultados, es un trabajo que conlleva disciplina; disfrutar lo que hace es una de sus ventajas, tener el gozo de practicar lo que le gusta y lo que más ama para así obtener los resultados que desea; la perseverancia y la responsabilidad son claves para ejecutar todos sus planes.

Escuchar su nombre y ver cómo la multitud desde las gradas la apoya, salta y grita, suscita complacencia en lo que hace, incluso, si devolviera el tiempo, no cambiaría nada de su trayectoria, por el contrario, si existiera la oportunidad de conversar con aquella pequeña de ocho años, donde comenzó todo, la alentaría a continuar el camino, que se divierta, que lo siga haciendo igual, porque eso “va a durarle mucho rato”.

En la actualidad, considera que sus mayores logros son, sus tres participaciones a los Juegos Olímpicos, obtener el cupo a los cuartos, ser campeona panamericana en equipos, múltiple medallista nacional, y la número uno de Colombia aproximadamente por siete años; siente que todas las experiencias son aprendizajes, y esos momentos se van guardando en su memoria, como buenas etapas para recordar en un futuro.

En el 2020 esperaba ir a los Juegos Olímpicos de Tokio y hacer su mejor presentación; pese a esto, cree que las circunstancias la hicieron más fuerte para este año, se enfocó más en la preparación física y mental. La pandemia no cambió su rutina, cambió su espacio, continuó entrenando fuerte, pero desde su hogar.

El futuro no es una de sus preocupaciones ahora, prefiere disfrutar el momento, solo espera darle más triunfos a su país y mejorar en lo personal y deportivo, piensa en la posibilidad de crear una empresa, y posteriormente presentar su retiro. Se define en tres palabras, victoria, convicción y perseverancia, una persona que ha sido dedicada y entregada a su más profunda pasión.

Soñó con ser quien es ahora, practicó y se preparó durante un largo tiempo para lograr su cometido, una deportista que deja en alto el nombre de Colombia, y que seguramente lo seguirá haciendo por más años; la inspiración de muchos, la causa de felicidad en otros, y la dueña de los corazones de un país que la admira y respeta por su labor, una antioqueña con las metas claras, y un corazón enorme.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facultad de Ciencias de la Comunicación | Fundación Universitaria Los Libertadores | Vigilada Mineducación | Copyright © 2021 | Todos los derechos reservados

Connect